Si he sido abusada... ¿Sigo siendo pura?

Cuando se trata del «romance» muchas podrán tener el corazón latiendo fuerte por el amor que tienen en sus vidas, o cabizbajas y tristes porque les falta. Por esa razón las mayores y casadas debemos ser diligentes acerca del plan de Dios para el amor, el romance y el sexo con la esperanza de que abracen su plan para la vida amorosa.

Hasta hace poco tiempo, no me había dado cuenta de que enseñar sobre el plan de Dios para el romance, específicamente sobre sus normas para la pureza sexual, podría lastimar serias heridas. Por eso es por lo que estoy muy contenta de que Amy haya escrito estas valientes palabras en un comentario en una publicación anterior:

«Para alguien (como yo) una sobreviviente de abuso sexual, este tipo de artículos parecen estar cargados de condenación. Estoy segura de que no era en absoluto la intención de ustedes, pero me sentía que tenía que hacerles saber esto. Nosotras (las que han experimentado abuso sexual grave) no tuvimos la oportunidad de proteger nuestra pureza —fue tomada de nosotras sin nuestro consentimiento. Parece que tales circunstancias a menudo se pasan por alto o son ignoradas en la comunidad cristiana.

Realmente agradecería alguna discusión sobre el tema de la pureza que incluya algo dirigido a aquellas que, como yo, se sienten juzgadas o menospreciadas cuando se aborda este tema. No sé si esto es falta de conocimiento, falta de pensamiento, o qué, pero pareciera como que siempre se pasa por alto».

Amy tiene razón. Para las chicas que han sido víctimas de abusos sexuales, el juego cambia. Ya no es solo una cuestión de «Voy a optar por evitar el pecado sexual», sino que se convierte en una cuestión de «¿Cómo puedo seguir adelante cuando el pecado sexual ha sido cometido contra mí?»

Yo no soy una consejera, y no tengo palabras suficientemente profundas como para sanar el daño que se ha hecho. Pero por el bien de Amy, y por el bien de todas las demás víctimas de abuso sexual que se sienten «pasadas por alto» en la conversación sobre la pureza, quiero que nos adentremos en la Palabra de Dios en busca de respuestas sobre este difícil tema.

Primero lo primero

Antes de comenzar a responder la pregunta, «¿Sigo siendo pura?», hay algo más importante que debemos abordar. Si has sido herida de esta manera o has cometido el error de pecar sexualmente, es probable que te estés haciendo esta desgarradora pregunta: «¿Todavía tengo valor?»

La respuesta es un gigantesco «¡sí!»

Y no tienes que creer en mi palabra. Jesús ilustra esto claramente a través de sus interacciones con las mujeres en el Nuevo Testamento. En Juan 8: 1-11 Jesús se encuentra con una mujer sorprendida en el acto del adulterio. Claro, un grupo reclamaba su condenación, pero no Jesús. Se puso de pie entre ella y sus acusadores como un escudo humano y dijo: «Yo tampoco te condeno. Vete; desde ahora no peques más.» Juan 8:11

El amor de Jesús no tiene sus raíces en lo que haces o lo que te han hecho, tiene sus raíces en lo que él ha hecho por ti.

Vuelve a un par de capítulos atrás a Juan 4, Jesús se encuentra con una mujer que había tenido cinco esposos y actualmente estaba viviendo con un hombre con el que no se había casado. La Biblia no entra en detalles de su historia, pero podemos suponer que cinco matrimonios rotos habían dejado profundas cicatrices en su corazón. ¿Había sido abusada y utilizada por esos hombres? No lo sabemos a ciencia cierta, pero sí podemos saber que su pasado no disgustó a Jesús o causó que Él se apartara de ella. Él la trató con dignidad, amor y compasión.

No importa lo que te suceda o las decisiones que tomes, Dios te ama.

Efesios 1: 4-5 es una promesa que puedes guardar en el banco:

Dios nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de Él. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad.

El amor de Jesús no tiene sus raíces en lo que haces o lo que te han hecho, tiene sus raíces en lo que el ha hecho por ti. Pero... ¿qué pasa con mi pureza?

A menudo, reducimos el mensaje de la pureza sexual a una palabra: esperar.

La gran idea es que el plan de Dios es que esperes casarte para estar involucrada sexualmente. Y eso es cierto. El mejor plan de Dios para un hombre y una mujer es esperar hasta que se casen para experimentar la intimidad sexual. Pero ¿qué sucede si esto te ha sido arrebatado?

Nuestros ojos pueden estar empañados por nuestras experiencias, emociones y la influencia de quienes nos rodean. Pero la Palabra de Dios es como un limpiador de cristales para el alma. Si miramos allí en busca de respuestas, podemos encontrar claridad.

Esto es lo que la Palabra de Dios dice acerca de tu pureza.

Mateo 5: 8 dice: Bienaventurados los de limpio corazón; porque ellos verán a Dios.

Hebreos 13:18 Pablo Ora por nosotros, pues confiamos en que tenemos una buena conciencia, deseando conducirnos honradamente en todo.

Proverbios 17:13, El crisol es para la plata y el horno para el oro, pero el SEÑOR prueba los corazones.

Observa que estos pasajes discuten la pureza como un asunto del corazón. Él ve tu corazón. Él ve que tú no querías lo que te pasó y no saliste a perseguirlo. Él no está confundido acerca de quién tiene la culpa. A pesar del dolor, Él sabe que si tienes un corazón contrito como el de Pablo: «Yo deseo actuar con honor en todas las cosas.»

No hay herida que el amor de Dios no pueda sanar.

La pureza es el deseo del corazón de honrar al Señor que se extiende a nuestras elecciones. Si has sido víctima de abuso sexual, no es tu pureza la que se ha tomado, sino tu inocencia. Tú has pagado un precio muy alto, y no quiero pasar eso por alto. ¡Esto hace que la mamá oso que hay en mí se ponga de pie sobre sus patas traseras y ruja! Pero también me dan ganas de mostrarte, que no hay herida que el amor de Dios no pueda sanar.

Tendrás una túnica blanca

Cuando el pecado (ya sea el tuyo o el de otra persona) deja caer una bomba nuclear en nuestras vidas, hace difícil el ver más allá de la zona de la explosión. Pero hay esperanza de que un día todo sea enmendado.

Apocalipsis 7: 9-10 describe ese día,

Después de esto miré, y vi una gran multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en las manos. Y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.

Jesús murió en la cruz para llenar el gran abismo que el pecado crea y un día vamos a celebrar eso con Él. ¿Te diste cuenta de lo que vamos a usar? Túnicas blancas. ¿Por qué se visten de blanco las novias en su boda? Como un símbolo de pureza. No es casualidad que esto es lo que cada una de nosotras vamos a usar en las Bodas del Cordero. Ninguna de nosotras merece usarlas. Nuestras vidas están manchadas por el pecado. Pero Dios nos vestirá de blanco, porque su sacrificio proporciona la vía para que nos presentemos puras y sin manchas delante de Él.

Si estás luchando con sentirte pura a raíz de un abuso sexual, permíteme animarte a decir el Salmo 51:7 como una oración:

Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve.

No importa lo que te haya pasado, Dios es capaz de tomar la suciedad y dejarla limpia. Él es capaz de arreglar lo que está roto y enderezar lo que está al revés. El Dios que se acercó a la mujer adúltera y a la mujer en el pozo con compasión, comprensión y esperanza, te ofrece esas mismas cosas a ti, querida joven. La condenación no es su estilo (Romanos 8: 1). Eterno, perpetuo, sacrificial, inconmovible, compasivo y tierno es Su amor.

Dios es capaz de arreglar lo que está roto y enderezar lo que está al revés.

Si has sido abusada, queremos hacer nuestro mejor esfuerzo para amarte como Él lo hace. No hay condenación de nuestra parte aquí. Estamos orando por ti, sabiendo que Dios cumplirá Su promesa de hacer que todas las cosas, incluso las peores cosas, cooperen para tu bien (Romanos 8:28).

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora popular a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.